LECCIONES APRENDIDAS

El testimonio que les ofrecemos a continuación, es una reflexión sincera y profunda, que tiene lugar en estos tiempos tan convulsos amenazados por el Covid-19. El hilo conductor de este testimonio es: la necesidad de Dios, de Su misericordia, de Su presencia entre nosotros.

A través de 10 lecciones, nuestra amiga y gran persona, la Sra. Fidela, nos describe su experiencia en estos días de confinamiento. Ella ha tenido la amabilidad de compartir su testimonio y a nosotros nos corresponde valorar también todo aquello que, como cristianos, nos ofrece Dios todos los días.

Intentaremos transcribir con el máximo rigor dicho testimonio.

Las 10 lecciones que he aprendido en este tiempo que estoy confinada:

1. A valorar todo el trabajo de los sanitarios que han salvado muchas vidas, demostrando su voluntad y su buen hacer.

2. A valorar la buena voluntad de tantas personas ajenas a este trabajo, y que se ofrecen para ayudar, en todo esto suma el poder de nuestra fe en Dios, que nos ayuda en todo.

3. Que a pesar de ser una persona de edad avanzada, me pongo en su lugar, me imagino como viven estas circunstancias tan excepcionales.

4. Cada vez que escucho las noticias, lo paso muy mal, todas son malas, ver a tantas familias que han perdido a sus seres queridos, es muy triste. Necesitan la ayuda de Dios y ponerse en sus manos con toda confianza. Él les ayudará.

5. Todo esto nos sirve para valorar a tantas personas buenas, que en tantos aspectos, lo están demostrando.

6. A ser generosos con tantas familias que están mostrando sus necesidades.

7. A compartir con los demás la ayuda necesaria en situaciones difíciles.

8. Nos hace reflexionar para tener reuniones familiares, que son necesarias en nuestras vidas, dando gracias a Dios todos juntos, por todo lo que nos da y no sabemos valorar.

9. La fe, el amor y la confianza en Dios, que cuida de nosotros, nos ponemos en sus manos, para que haga con nosotros lo que Él quiera.

10. Dios tiene formas muy valiosas para que nos haga recuperar el equilibrio del mundo.

Este ha sido el testimonio de la Sra. Fidela, y le agradecemos que haya querido compartirlo con nosotros.

Y para acabar, unas palabras del Santo Padre: “Dios jamás abandona a su pueblo, especialmente cuando el dolor se hace más presente” (“Un plan para resucitar. Una meditación. Revista Nueva Vida, p. 8 (2020)).

¡Muchas gracias!

1 comentario en “LECCIONES APRENDIDAS”

  1. …. efectivamente, esta PANDÈMIA nos ha abierto los ojos hacia la vida q estábamos llevando hasta ahora, posiblemente algo alejados de los demás. De todas las calamidades y dolor Q ha supuesto para muchos, debemos hacer un giro importante para saber agradecer a Diós toda su bondat y saber compartir con más cariño nuestros afectos hacia la propia familia y amigos. Que la Virgen Maria, nos ayude y el Espíritu Santo con su Luz fortalezca nuestros corazones.
    marta

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.